Tiempo de lectura: 2 minutos

La solidaridad es un valor humano que a veces puede quedar relegado a un segundo plano cuando nos sumergimos en nuestra rutina diaria, ¿te sucede a ti? Sin embargo, hay una serie de acciones cotidianas la mar de sencillas que nos permiten ser una persona solidaria y que podemos incorporar a nuestro día a día. ¿Contribuyes tú a hacer de este mundo un lugar más respetuoso, humano y habitable?

Descárgate aquí nuestra guía gratuita sobre viajes solidarios, una manera  responsable de conocer el mundo.

En esta misma línea, las acciones que realizas son importantes tanto para ti, como persona que empatiza y se desarrolla, como para tus hijas e hijos, que podrán aprender desde la infancia, mediante tu ejemplo, la importancia que tiene la ayuda a los demás. ¡Te contamos 7 ejemplos inspiradores!

ejemplos de solidaridad

Descubre 7 ejemplos de solidaridad

La solidaridad supone la ayuda desinteresada, la empatía y el pensar en los demás y no solo en nuestra persona, el respeto hacia nuestros y nuestras congéneres, el tender una mano a quien no conoces… Para que seas algo más consciente del poder de los pequeños gestos que te convierten en una persona solidaria te proponemos los siguientes ejemplos prácticos y fáciles de seguir:

  • Dona sangre. Podrás salvar vidas y ayudar a muchas personas que están esperando una operación. Puedes acudir a hospitales e informarte del grupo de sangre que más se necesita.
  • Acoge animales. El abandono de animales es un problema que deriva, entre otras causas, de la falta de respeto a la naturaleza. Acoge animales en tu casa durante un tiempo para que sepan lo que es un hogar y sentirse queridos. ¡Será un aprendizaje mutuo!
  • Da de comer a una persona sin hogar. Es muy habitual que pasemos por la calle y haya personas tumbadas en el suelo con sus mantas y pidiendo dinero. ¿Qué te parece actuar y comprarles algo de comida?

Descarga gratis la guía "Viajes solidarios"

  • Dona ropa, juguetes o medicamentos. No tires a la basura la ropa, los juguetes o los medicamentos en buen estado que no utilices, dónalos para que otras personas puedan aprovecharlos.
  • Ayuda a ancianos. Muchas personas mayores viven solas o están solas en residencias. Quizás pasar un rato con ellas y hablar o pasear no solo sea un acto solidario, sino que será un aprendizaje sobre la vida.
  • Hazte socio o socia de una ONG o haz una donación. Cada ONG trabaja por distintas causas solidarias, así que podrás hacerte socio y contribuir con una cantidad periódica o hacer una donación puntual a la causa que elijas.
  • Apúntate al voluntariado. En este caso donarás tu tiempo para ayudar a niños o a ancianos, cuidar el medio ambiente y otras muchas actividades que te harán crecer como persona y como profesional. ¡Elige tu causa!

La solidaridad se puede mostrar de muy diferentes maneras en el día a día, incluso en pequeños gestos como ceder un asiento o el turno a un anciano, ayudar a alguien que lleva un paquete pesado, consolar a una amistad o una persona conocida que no esté bien… Como ves, la solidaridad puede estar en cualquier parte y es probable que ya la practiques sin darte cuenta. Cuéntanos, ¿qué haces tú para ser una persona solidaria con el entorno que te rodea?

Material complementario

Guía:

Artículos:

 

viajes-solidarios