Tiempo de lectura: 5 minutos

Frutas, legumbres, verduras, pescados… La tierra y el mar nos ofrecen una gran variedad de productos frescos para la alimentación infantil, y en los supermercados encontramos una amplia oferta de otro tipo de comestibles.

Con tal diversidad es fácil caer en la tentación y acabar consumiendo alimentos poco recomendables o dárselos a nuestros pequeños y pequeñas, así que hoy nos preguntamos: ¿cómo debe ser una correcta nutrición infantil?

Descárgate aquí nuestra guía gratuita sobre alimentación saludable y empieza a  practicar una dieta sana y equilibrada.

Alimentación infantil saludable en cada etapa

Los alimentos ofrecen los nutrientes y la energía necesarios para afrontar el día a día. Nuestro organismo necesita que comamos de forma variada porque no todos los alimentos contienen los mismos nutrientes.

¿Pero sabes aplicar esta idea a la alimentación infantil? Echemos un vistazo a algunas recomendaciones aptas para cada etapa de crecimiento.

"alimentacion-infantil"

Alimentación infantil de 0 a 6 meses

Para empezar, estos son los consejos de la Organización Mundial de la Salud y UNICEF sobre la alimentación en esta primera etapa:

  • Lactancia exclusiva materna los 6 primeros meses.

  • A partir de esa fecha, se introducirá la alimentación complementaria (no se deberían incorporar ni azúcares ni sal).

  • Al mismo tiempo, se continuará con la lactancia materna (hasta los 2 años o más).

Fin de la lactancia exclusiva: inicio de la alimentación complementaria

Consejos del Programa de intervención para la prevención de la obesidad infantil (PIPO) subvencionado por la Dirección General de Salud Pública del Servicio Canario de la Salud:

  • Ofrecer cada nuevo alimento de forma aislada (diariamente durante una semana), comenzando con puré, y a los 8-10 meses introducir porciones de alimentos blandos. 

  • El comienzo de la alimentación complementaria puede anticiparse a los 4 meses, en menores que toman lactancia artificial (nunca antes).

  • Se pueden ofrecer cereales sin gluten (arroz o maíz) mezclados con leche materna o agua desde los 4 meses. Entre los 4 y los 6 meses se introducirán con gluten (avena o trigo) en cantidades pequeñas.

  • Introducir las verduras desde los 4-6 meses (primero cocidas, después trituradas y a trocitos a partir de los 8 meses). Se deben evitar las flatulentas y esperar al año para ofrecer las de hoja verde.

  • También desde los 4-6 meses, la fruta natural (en papilla o zumo pero nunca en biberón, para evitar caries). Las más alérgicas (fresas, melocotones o kiwis) se dejan hasta los 2 años.

  • Se puede incorporar carne (comenzando con las más suaves) desde el 6.º mes.

  • El pescado (comenzando con el blanco y posteriormente el azul) se dará desde el 8.º mes.  

  • Desde los 9-10 meses, las legumbres.

  • Los lácteos no deben introducirse antes de los 9 meses (debido a que pueden producir alergia).

  • Evitamos la sal, los azúcares y la miel.

Descarga gratis la guía "Alimentación Saludable"

Alimentación infantil de 1 a 3 años

Consejos del programa PIPO:

  • Consumir 4-6 raciones diarias de cereales (la mitad, integrales).

  • Tomar 3 raciones de fruta al día (no se aconsejan los zumos envasados).

  • Ingerir 2 raciones de verduras al día (es recomendable que una sea cocida y otra cruda).

  • Comer 2-3 raciones de legumbres por semana (variadas).

  • Consumir 3-4 raciones de pescado, huevo y carne a la semana (con poca grasa).

  • Beber 2-4 raciones diarias de leche (500-600 ml o igual cantidad en derivados).

Alimentación de menores de 4 a 8 años

Consejos del programa PIPO:

  • Beber por lo menos 2 vasos de leche o una ración equivalente de un derivado al día (preferiblemente desnatado o semidesnatado).

  • Ingerir diariamente verduras, hortalizas y cereales en el almuerzo y la cena.

  • Consumir carne menos de 6 veces semanales. En el caso de los embutidos, fiambres magros o jamón, solo una vez por semana.

  • Comer pescado como mínimo 4 veces a la semana.

  • Consumir huevos hasta en 3 ocasiones por semana.

  • Consumir legumbres 2-4 veces a la semana.

  • Ingerir ocasionalmente dulces, azúcares o refrescos. 

Alimentación infantil y salud

Una alimentación infantil incorrecta acarrea consecuencias negativas para la salud. Según la OMS, en 2016 había 41 millones de menores de cinco años con obesidad (lo cual provoca problemas respiratorios en los niños y niñas, o un riesgo superior de padecer hipertensión, entre otras enfermedades) o sobrepeso.

Estas enfermedades son producidas por un desequilibrio en las calorías que se consumen y se gastan. ¿Lo sabías?

Por todo ello, es importante evitar que el ritmo de vida de nuestros niños y niñas sea sedentario, y se debe reducir el consumo de alimentos con un gran contenido calórico y abundantes grasas. ¡Será beneficioso para ellos y ellas!

"como-debe-ser-la-alimentacion-de-los-niños"

Errores habituales en la alimentación infantil

Hay que fomentar en los niños y niñas costumbres alimentarias saludables y animarles a practicar ejercicio de forma regular. Las personas adultas deben ser un buen ejemplo a seguir, por lo que se evitará, por ejemplo:

  • Ofrecer como bebida zumos y refrescos envasados. El agua es natural, refresca y calma la sed, mientras que las otras son opciones con una elevada cantidad de azúcar.

  • Recompensarles con productos de bollería, snack o chucherías si ordenan su cuarto o superan un examen.

  • Comer viendo la televisión. ¿Sabes que eso impide que prestemos atención a los alimentos y que comamos despacio?

  • No mirar las etiquetas. El término “aceite vegetal” puede hacer referencia a aceite de girasol, soja o palma. ¡Ojo, pues!

  • Saltarse el desayuno. Los y las menores no tendrán la suficiente energía y no podrán concentrarse. No debe faltar un lácteo, fruta y alimentos del grupo de los cereales.

Durante la niñez se asientan los hábitos en torno a la alimentación y la actividad física. ¡Es una etapa vital! Así que evita otros posibles errores consultando las guías Alimentación de 1 a 3 años. Orientaciones para madres y padres de la Consejería de Salud del Gobierno de la Rioja o las Recomendaciones para la alimentación en la primera infancia de la Agència de Salut Pública de Catalunya de la Generalitat de Catalunya.

Ideas para elaborar platos saludables

Ahora que tenemos clara la teoría sobre la alimentación infantil, es buen momento para coger el delantal y disfrutar entre fogones. ¿Te apetece?

Si la respuesta es afirmativa, ¡lo que sigue te interesa! Así que invita a tus hijos e hijas a que se arremanguen, porque te traemos una interesante y apetitosa lista de propuestas culinarias. ¡Saboréalas todas!

Consumo responsable en la alimentación familiar

El desafío Crece es una iniciativa de Oxfam Intermón para conseguir que la ciudadanía mundial pueda alimentarse con dignidad. Puedes unirte a su causa en tu hogar, sumando a tu familia a practicar cinco sencillos hábitos:

  • No derroches alimentos, porque para cultivarlos y producirlos se precisa de agua. ¡No la tires al cubo de la basura!

  • Minimiza el gasto de energía y agua cuando cocines. Te ayudamos con nuestra guía gratuita Consumo responsable. ¡Échale un ojo!

  • Adquiere productos que sean honestos con los pequeños grupos de personas agricultoras y productoras.

  • Consume productos de temporada y locales porque ayudan a controlar las emisiones de CO2.

  • Reduce el consumo de productos cárnicos, porque la crianza de animales para la alimentación humana produce efectos negativos sobre el medio ambiente. ¿Qué tal si pruebas alguna de nuestras recetas vegetarianas?

Aunque pueda parecerte algo complejo, intentar cambiar las cosas en torno a la alimentación mundial no cuesta tanto. Solo hay que querer hacerlo. ¡Ponte en marcha y conviértete en una persona que consume de manera responsable!

Alimentación saludable con productos de Comercio Justo

"alimentos-de-comercio-justo"

Arroz integral bio y arroz integral aromático bio. Oxfam Intermón trabaja con 113 organizaciones de Comercio Justo. El Comercio Justo es una estrategia de reducción de la pobreza que garantiza un salario digno y acceso al mercado internacional a los pequeños grupos agricultores y artesanos. © Pablo Tosco / Oxfam Intermón

Una alimentación familiar saludable también está relacionada con la atención que se presta al origen de los productos y a las personas que los cultivan o producen. ¿Crees que un alimento puede ser saludable para nuestra dieta si perjudica al planeta o a las personas agricultoras y productoras?

Por eso tenemos los alimentos de Comercio Justo, que son beneficiosos porque tienen en cuenta al medio ambiente y a las personas productoras.

¿Sabías que cuidan del planeta porque…?:

  • Su cultivo es ecológico.

  • Emplean prácticas de cultivo tradicionales.

  • Conservan la fertilidad de los suelos.

¿Y piensan en las personas y familias porque…?:

  • Evitan el trabajo infantil.

  • Fomentan la igualdad de género.

  • Garantizan unas condiciones salariales y laborales dignas.

Como ves, añadirlos a nuestros platos significa luchar contra la pobreza y la desigualdad, y fomentar el desarrollo sostenible de las comunidades que más lo necesitan. ¿Te apetece probarlos? Puedes encontrarlos en la tienda online y tiendas solidarias de Oxfam Intermón.

En definitiva, no se trata solo de comer. Una correcta alimentación infantil ayuda al crecimiento y la salud de tus hijos e hijas. Pero además de las buenas prácticas en la mesa también puedes fomentar un consumo responsable, que ayudará a preservar el medio ambiente y a mantener los medios de vida de las familias agricultoras y productoras. Nutrición saludable y respetuosa, ¡esa es la clave! ¡Fomenta el cambio sumándote al consumo responsable!

Material complementario

Guías

Virales

Artículos

cambiamos vidas que cambian vidas cadena cambio