Tiempo de lectura: 2 minutos

Hay salsas básicas que no deben faltar en nuestros platos. Les aportan ese toque final de sabor y textura indispensable que los hace realmente únicos. ¿Te apetece probar algo diferente? Te enseñamos a preparar una bechamel vegana. Así que... ¡a la cocina!

Descárgate aquí nuestra guía gratuita sobre alimentación saludable y empieza a  practicar una dieta sana y equilibrada.

"bechamel-vegana"

¿Cómo preparar bechamel vegana?

Según Wikipedia, la salsa bechamel se originó en Italia y posteriormente se llevó a Francia. Hoy en día es muy habitual en nuestras cocinas, posiblemente habrás visto elaborarla en casa, por ejemplo, al preparar croquetas o gratinar algunos alimentos.

En esta ocasión te ofrecemos la receta de una bechamel vegana. ¡Toma nota porque está para chuparse los dedos!

Bechamel vegana

"como-hacer-salsas-veganas"

Receta de Igualdad Animal. Encuentra otras de sus propuestas veganas en Love Veg. ¡Dejate sorprender por sus recetas!

Tiempo de elaboración: 15 minutos

Ingredientes

  • 200 g de harina de trigo

  • 100 ml leche de soja (si puede ser, calentada previamente)

  • 50 g de margarina vegetal o aceite de girasol

  • Sal

Modo de elaboración

  1. Calienta la margarina o el aceite en una sartén.

  2. Cuando esté caliente, pon el fuego al mínimo e incorpora gradualmente la harina sin dejar de remover.

  3. Añade progresivamente la leche de soja y no dejes de remover.

  4. Agrega sal al gusto.

  5. Si te queda demasiado líquida puedes incorporar más harina.

¡Y eso es todo! Sírvela como acompañamiento de tus sabrosas recetas. ¿Quieres alguna idea? Prueba con estas tres:

Mmm… ¿Se te ocurren más platos? Revélanos esa receta tuya que es aún más exquisita con bechamel vegana. O quizás tú cocinas esta salsa de otra forma, ¿nos cuentas tu truco para conquistar a tus comensales?

Descarga gratis la guía "Alimentación Saludable"

Alimentación y consumo responsable

¿Son sabrosos? ¿Son saludables? ¿Son frescos? Son algunas de las cuestiones en torno a los comestibles de nuestra cesta de la compra que solemos hacernos. Pero también deberíamos preguntarnos qué impacto generan. Nuestros alimentos cuidan de nuestra salud y también deben mirar por la salud del planeta y la de las personas agricultoras y productoras y sus familias, ¿no crees?

Nuestro estilo de alimentación tiene repercusiones, de modo que debemos tomar conciencia y ser personas responsables. Veamos el ejemplo de la producción pecuaria, es decir, las actividades vinculadas a la ganadería. Para ello emplearemos los datos de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y Ganadería (FAO):

  • En el año 2050 aumentará en un 70% la demanda de productos pecuarios a nivel mundial. Se estima que la población mundial llegue a 9.600 millones en esa fecha.

  • El sector de la ganadería genera un 14,5% de las emisiones de gas invernadero causadas por el ser humano.

  • También es el principal consumidor del planeta de tierras agrícolas (cultivos forrajeros, pastoreo...).

  • Pero también nos informa de una cuestión relevante: 1.000 millones de personas pobres tienen en su ganado su fuente de alimentación e ingresos.

Es clave realizar una gestión sostenible de la ganadería. La seguridad alimentaria, la erradicación de la pobreza y la preservación de los recursos naturales como el agua y la tierra dependen de ello.

La comida nos une en torno a la mesa, nos permite conocer nuevas recetas, adentrarnos en la gastronomía de otras culturas o pasar tiempo en familia cocinando. Pero no tiene sentido que nuestros platos de hoy comprometan el mañana de otras personas. Sea cual sea nuestra alimentación debemos prestar atención a la huella que generan nuestros víveres. ¡Y ser personas consumidoras conscientes es la mejor inversión!

Material complementario

Guías

Virales

Artículos

cambiamos vidas que cambian vidas cadena cambio