Tiempo de lectura: 4 minutos

Tú tienes una cualidad que te define. Cada una de tus amistades también. Si piensas en las personas con las que compartes trabajo verás que sucede lo mismo. Cada ser humano tiene talentos o aptitudes diferentes que, cuando se unen, suman y hacen más fuerte a la comunidad.

Pero para ello debe existir igualdad de género. Y si nos beneficia a todos y todas, ¿por qué no trabajamos por conseguirla?

Descárgate aquí nuestra guía gratuita sobre los derechos de las mujeres y  descubre por qué ellas son el motor del cambio social.

"igualdad-de-genero"

Igualdad de género: razones para luchar por ella

No es más relevante que seas una mujer o un hombre para trabajar a favor de la paridad. Es un objetivo que nos une a todas las personas con independencia de nuestro género. Si queremos vivir en una sociedad más equitativa es necesario que exista igualdad en todos los ámbitos. Y hoy aún se manifiesta una gran disparidad entre ambos colectivos en muchos ámbitos. ¿Vemos algunos?

Educación

La enseñanza inclusiva como fuente para promover las oportunidades a largo plazo de niñas y niños sigue siendo una meta por lograr. El Instituto de Estadística de la UNESCO alerta de la brecha educativa existente:

  • Una niña del África Subsahariana recibe un año menos de escolaridad que un niño (9 y 10 años respectivamente).

  • Esta región presenta una tasa elevada de menores, más de uno de cada cinco en la etapa primaria, que no acuden a la escuela. Las primeras en ser discriminadas son las niñas, en concreto, un 24% de ellas dentro de este grupo no va al colegio, en relación con el 18% de ellos.

  • En los niveles altos de enseñanza las diferencias se incrementan. A nivel mundial, más mujeres cursan licenciaturas que los hombres. Sin embargo, la disparidad de género las desanima a seguir adelante, por lo que las cifras de mujeres investigadoras a escala mundial es menor al 30%. 

    Descarga gratis la guía "Mujeres: Contribuyendo a un mundo mejor".

Trabajo

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) indicaba en 2018 que a las mujeres les resultaba mucho más complejo que a los hombres encontrar trabajo. Además, cuando ellas trabajan lo hacen en empleos de menor categoría y en situación de vulnerabilidad:

  • Con respecto a la participación en la fuerza de trabajo (una persona trabaja o lo busca de forma activa) en el mundo, encontramos que el índice de las mujeres se acerca al 49% frente a un 75% de los hombres.

  • Las mujeres tienden a estar presentes en algunas clases de trabajo vulnerable. Mientras los hombres tienen más posibilidades de tener empleos por cuenta propia, ellas acostumbran a ayudar en negocios familiares o labores del hogar.

  • La persistencia de los roles de género y la coacción para ajustarse a ellos hace que, actualmente, se siga juzgando mal que las mujeres tengan un empleo remunerado fuera de sus hogares. Algo que opinan un 20% y 14% de los hombres y mujeres del mundo, respectivamente.

Conflictos armados

Las niñas y mujeres sufren especialmente sus consecuencias, según explica ONU Mujeres, pues la violencia sexual contra ellas se ha hecho más visible en estas últimas dos décadas.

Las guerras suponen otros muchos efectos dañinos para ellas, pues las deja en condiciones de vulnerabilidad frente a la pobreza al perder sus bienes, hogares o medios de vida, y pone en riesgo su propia salud por falta de servicios básicos. La Plataforma de Acción de Beijing indica que los niveles de mortalidad materna son, de media, 2,5 veces más altos en regiones en conflicto o en aquellas que han pasado por uno.

Desastres naturales

El cambio climático no solo pone en riesgo al planeta. ONU-Hábitat indica que la población de los asentamientos informales, una parte de ella conformada por mujeres, es la más perjudicada por este fenómeno, pues vive o está próxima a sectores indefensos ante los desastres naturales.

Según este organismo, la vulnerabilidad de este colectivo ante los efectos del cambio climático se debe a los retos de género:

  • Por un lado, encontramos menos acceso a la enseñanza, exclusión en la toma de decisiones sobre la planificación de las urbes o en la propiedad del suelo.

  • Por otro, vemos cómo influyen las restricciones socioculturales como la obligación cultural de ir acompañadas en público por un varón de la familia, limitaciones físicas para el movimiento o vestimenta, o carencia de habilidades en actividades físicas como la natación.

Todas son razones para seguir reivindicando la igualdad de género. Porque lamentablemente hay muchas más desigualdades. ¿Actuamos para hacer factible el Objetivo de Desarrollo Sostenible número 5?

¿Qué puedes hacer tú por la igualdad de género?

"promover-igualdad-entre-hombres-y-mujeres"

No es una lucha de mujeres contra hombres. Es impulsar la equidad para mejorar la sociedad donde vivimos. Es defender los derechos de todas las personas para que haya las mismas oportunidades entre ellas, y una vida y un futuro justos. ¿No te parecen razones importantes para mirar por la igualdad de género? Te damos algunas ideas sobre cómo puedes empezar…

  • Inculca la equidad en los y las menores. Desde tu hogar o en la escuela puedes mostrarles que ambos géneros tienen el mismo potencial. Desecha los estereotipos y roles de género, y permite que se muestren tal y como son.

  • Pon en marcha un plan de igualdad en tu empresa. Comprométete y ofrece las mismas oportunidades y trato a las mujeres y hombres que contrates. No hagas distinciones y promociona a las personas por su talento y aptitudes.

  • Une tu voz a iniciativas por el cambio positivo. Acabar con la violencia de género, evitar la mutilación genital femenina o prohibir el matrimonio infantil son las causas que mueven a ONG como Oxfam Intermón, Médicos del Mundo o Plan International, respectivamente.

Empoderar a niñas y mujeres es impulsar el desarrollo social. ¡Es beneficioso para todo el mundo!

¿Qué hace Oxfam Intermón para promover la igualdad de género?

La labor de todos los entes sociales suma a favor de la equidad entre ambos sexos. Por eso cualquier paso, cualquier proyecto, cualquier iniciativa en pos de la libertad y los derechos y contra la discriminación es positiva para las niñas y mujeres de todo el mundo.

El programa Café de género de Oxfam Intermón es una muestra de ello. A través de un producto básico de alimentación como es el café y el respaldo del Comercio Justo, está empoderando a las mujeres de los grupos de personas productoras.

¿Quieres un ejemplo? Veamos el de la cooperativa Ankole Coffee Producers Cooperative Union, ACPCU, en Ankole, Uganda, que está consiguiendo romper con la discriminación del mundo del café. Antes las mujeres solo podían optar a cultivar y cosechar el fruto mientras los hombres asumían el cargo de vender y recoger los beneficios. Hoy las mujeres son propietarias de las tierras que trabajan y deciden qué hacer con el sueldo que perciben.

Agnés Namara es una de ellas. Asegura que las mujeres “han ganado autonomía” y que ahora se reúnen, comparten y debaten ideas. También que los niños y niñas pueden acudir a la escuela y dedicarse a aprender sin tener que ocuparse de labores domésticas. Todo gracias al café. Un café que sigue un proceso diferente al de los hombres: se recoge, seca, pesa, procesa y vende de forma separada. Porque es de alta calidad, ya que las mujeres son sus promotoras.

"comercio-justo-empoderamiento-mujeres"

Agnés Namara © Pablo Tosco / Oxfam Intermón

Al igual que la hormiga se pasaba todo el verano trabajando para disfrutar de bienestar en invierno, la ciudadanía debemos trabajar hoy para alcanzar la igualdad de género mañana. Pero al contrario que la hormiga, no es un quehacer individual. Es una labor que nos debe unir a todos y a todas, desde los niños y niñas más pequeños a las personas mayores. Créetelo: de la mano y uniendo nuestras fuerzas, ¡somos imparables!

Material complementario

Guías

Virales

Artículos

guia gratuita mujeres