Si te decimos que el cambio climático es una amenaza real para todo el planeta, seguramente no te estaremos aportando nada nuevo.

Pero, ¿y si te dijéramos que también es una influencia directa sobre la desigualdad social y que fomenta la pobreza y el hambre en decenas de países? Los cambios en las temperaturas, una meteorología variable y empresas poco comprometidas están poniendo en juego el futuro de miles de personas¡Comprueba de qué manera!

El cambio climático causado por los gases contaminantes está provocando que haya más sequías, más inundaciones, más huracanes, como ha confirmado las Naciones Unidas a través de su Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático. Todos estos desastres naturales son un elemento importantísimo que afecta a muchísimos productores y productoras locales, que dependen de sus cosechas para poder subsistir y mantener unos ingresos mínimos con los que alimentar a sus familias. ¡Y así se rompe toda la cadena!

cambio climatico. Mark Chilvers  GB

Agricultores navegando por areas afectadas por inundaciones en 2008 en Loma Suarez, Bolivia © Mark Chilvers / Oxfam GB

Por este motivo queremos que las grandes empresas se comprometan a reducir sus emisiones contaminantes y adopten políticas más respetuosas con el medioambiente: de esta manera, estas personas no verán mermado su futuro por culpa de la naturaleza, porque podremos poner freno a los cambios meteorológicos que está provocando el cambio climático.

Pero, además de las vidas que pone en peligro, el cambio climático tiene otras consecuencias: una de las más importantes es el encarecimiento del precio de los alimentos, que agrava todavía más la desigualdad social que existe en el mundo. Si aumenta el riesgo de olas de calor, de sequías o de inundaciones, es más probable que se pierdan más cosechas y, por tanto, que suba el precio de la comida. Y esto significará que miles de personas lo tendrán todavía más difícil para conseguir alimentos para sus familias. ¿Habías imaginado que implicaba todo esto?

Descarga gratis la guía

Combatir el cambio climático significa combatir la desigualdad social

Las ONG como Oxfam Intermón intentan impulsar políticas agrarias que se adapten a la meteorología de cada zona, y apuestan por modelos de desarrollo sostenible que garanticen unas condiciones de trabajo dignas para todas las personas.

Si quieres colaborar con este propósito y aportar tu granito de arena, una buena solución puede ser apostar por comprar productos de Comercio Justo. De esta manera, estarás apoyando productos elaborados bajo modelos de producción sostenible, que se elaboran respetando el medio ambiente. Además, estos productos ofrecen un medio de vida digno a las personas responsables de su producción porque reciben salarios dignos y trabajan en condiciones laborales justas.  ¡Contribuye a mejorar sus vidas!

También puedes dar tu apoyo a las ONG que trabajan para la preservación del medio ambiente, como Greenpeace y su campaña Salvemos el Ártico, que busca evitar el proceso de deshielo que está sufriendo el océano Ártico o la ONG WWF que lucha por conservar la diversidad biológica y la sostenibilidad del planeta.  

Además, también puedes adquirir hábitos más respetuosos con el medioambiente, con los que consumas menos recursos: apagar las luces de habitaciones vacías o no gastar agua innecesariamente al cocinar son solo algunos ejemplos, pero hay muchos otros pequeños gestos que puedes poner en práctica para ayudar al planeta. ¡Compártelos con nosotros!

Y si enseñas estos hábitos a los más pequeños de la casa, estarás fomentando valores como la responsabilidad social y la solidaridad, básicos para tejer un mundo con las mismas oportunidades para todos. Una única persona no podría conseguirlo, pero entre todos podemos poner freno tanto al cambio climático como a la desigualdad social. ¿Te animas a mejorar nuestro mundo? ¡Súmate con tu ejemplo y conciencia a los tuyos! ¿Se te ocurre una mejor forma de empezar?

voiluntariado red teje todos