La problemática de los refugiados en Grecia es, quizá, menos conocida que la de los refugiados de Siria, pero existe. Familias destrozadas, menores solos, falta de comida, agua y medicamentos, imposibilidad de plantearse un futuro digno…

El drama que se está viviendo en este país es casi tan enorme como la invisibilidad que parece rodear a los refugiados en Grecia, pero tenemos una buena noticia: podemos hacer mucho por aliviar el sufrimiento de miles y miles de familias. ¿Quieres saber más sobre el tema de los refugiados en Grecia? Entonces… ¡sigue leyendo!

New Call-to-action

refugiados Grecia

© Pablo Tosco / Oxfam Intermón

Refugiados en Grecia: ¿cuál es el germen del problema?

¿No conoces el problema de los refugiados en Grecia? No te preocupes, te lo resumimos rápidamente.

Hace un par de años, más de 1 millón de refugiados procedentes de países como Siria, Irán o Camerún llegaron a un pequeño país perteneciente a la Unión Europea, Grecia. En aquel entonces, tanto Grecia como el resto del mundo occidental estaban atravesando por la peor crisis económica del siglo, un azote económico que había llevado al país al borde de la ruina.

A partir del 2016 se tomaron medidas para cerrar las fronteras e impedir que más migrantes llegaran a las islas griegas, pero ya era tarde: miles de familias se habían establecido en el país sin trabajo, sin hogar y sin la posibilidad de continuar el viaje y reunirse con otros familiares que habían encontrado empleo y hogar en otros países europeos menos castigados por la crisis económica mundial.

Descarga gratis la guía

Actualmente, miles de personas de todas las edades malviven como pueden en un país empobrecido que no puede garantizarles un techo sobre sus cabezas, un plato de comida diaria o una escuela donde los menores puedan continuar con su educación.

Como decimos en nuestra página web sobre la crisis de los refugiados, Grecia es un polvorín.

Refugiados en Grecia: un caso real

Hace unos meses, El País publicó un interesante reportaje sobre los refugiados en Grecia titulado “Familias rotas en la Europa de los refugiados”. 

En este artículo se relataban algunos casos reales de personas y familias que estaban sufriendo las consecuencias de esta crisis humanitaria. Algunos de los casos son realmente impresionantes, por ejemplo, el de Neime, su esposo y sus dos hijos.

La viuda Neime

Neime había llegado al campamento de refugiados de Lesbos desde Irán acompañada de su marido. Al principio de su viaje eran cuatro: Neime, su marido y sus dos hijos, pero la familia se rompió porque los dos adultos no pudieron pasar de la frontera que separa Grecia con Turquía. Los hijos continuaron el viaje hacia Alemania, pero Neime y su esposo tuvieron que quedarse en Lesbos esperando un permiso oficial que les permitiera el reagrupamiento familiar. Neime sigue esperando, pero completamente sola, ya que su marido era diabético y falleció por no poder recibir su dosis diaria de insulina.

En la fecha de publicación del reportaje, Neime seguía varada en Grecia, llorando a ese marido muerto que no había podido ver por última vez a sus hijos y esperando ese permiso europeo para reunirse con ellos en Alemania, un sueño que parece cada día más inalcanzable porque, precisamente, Alemania es el primer país europeo en devolver a sus migrantes al país que les permitió entrar en la Unión Europea: Grecia.

Refugiados en Grecia: comienza la devolución de refugiados

Tal y como cuenta el artículo de El País “La UE reanuda la devolución de refugiados a Grecia” publicado el 10 de agosto de 2017, en pleno calor veraniego la Unión Europea dio luz verde a la petición de Alemania de devolver a Grecia a cientos de refugiados que habían entrado en territorio de la Unión Europea a través de sus fronteras.

Según cuenta el reportaje, esta decisión se basa en una de las cláusulas del “Reglamento de Dublín, un documento que, entre otras muchas cosas, regula los casos en los que los países europeos podrían ejercer su derecho de devolver a los migrantes a la frontera del país que permitió su entrada en territorio europeo.

¿Qué sucederá ahora con esas miles de familias que se encuentran disgregadas a lo largo y ancho de Europa? ¿Conseguirán la deseada reagrupación familiar a costa de un país que no puede garantizarles los derechos humanos mínimos? ¿Estamos a las puertas de una nueva crisis humanitaria? Solo el tiempo nos lo dirá.

refugiados Grecia

© Pablo Tosco / Oxfam Intermón

Ahora ya conoces un poco mejor el alcance de la crisis de refugiados en Grecia y las posibles consecuencias que puede acarrear tanto para los países como las familias que la sufren. Y, como habrás imaginado, toda ayuda es poca, pero es imprescindible para paliar los daños personales y de vulneración de derechos que estas personas sufren a diario desde que comenzó todo. ¿Contamos contigo para ponerle fin?

voiluntariado red teje todos