¿Te imaginas una forma de aprender en la que se tiene en cuenta la participación de todas las personas implicadas? En eso consisten las comunidades de aprendizaje y, actualmente, tratan de alcanzar varios objetivos fundamentales: reducir el fracaso escolar, mejorar la convivencia, fomentar la comunicación y transformar la educación. ¡Te presentamos una nueva forma de aprender!

New Call-to-action

¿Qué son las comunidades de aprendizaje?

Las comunidades de aprendizaje pueden ser definidas como un grupo de personas que aprenden juntas, utilizando las mismas herramientas y en el mismo entorno. En la metodología de trabajo habitual en las escuelas, es el personal docente el que imparte conocimientos y es el alumnado quien escucha. En las comunidades de aprendizaje, el alumnado se convierte en el protagonista de su propia educación y asume la responsabilidad sobre lo que aprende.

¿Te hubiera gustado que tu escuela fuera así? Por suerte, pude ser la de tus hijos e hijas. ¡Averigua de qué manera! 

¿Cómo funcionan las comunidades de aprendizaje?

Si no puedes esperar a conocer en qué consisten, te daremos algunas claves que describen la forma de funcionar de las comunidades de aprendizaje:

  • Se forman grupos reducidos de alumnos y alumnas de distintos niveles, culturas y géneros. Esto potencia valores como la tolerancia, el respeto y la igualdad.
  • Se fomenta la comunicación y la participación, de forma que todas las opiniones de los alumnos y alumnas son escuchadas y tenidas en cuenta.
  • En cada grupo suele haber una persona adulta, que puede ser el profesor o profesora, un familiar o una persona  voluntaria; sin embargo, el aprendizaje deriva de la interacción entre los niños y niñas en el grupo.
  • Se trabaja sobre una misma tarea y el papel de la persona adulta es simplemente motivar.
  • Se fomenta la ayuda entre los alumnos y alumnas de forma que exista colaboración y no competencia. De esta manera se trabaja el valor de la solidaridad.
  • La responsabilidad en la educación es compartida, puesto que todas las personas que intervienen asumen un papel importante: padres y madres, alumnos y alumnas, voluntarios y voluntarias, familiares…
Descarga gratis el ebook

 

comunidades de aprendizaje

Beneficios de las comunidades de aprendizaje

Los niños y niñas, y también las personas adultas y la sociedad en general, se benefician de las comunidades de aprendizaje de las siguientes formas:

  • Los niños y niñas aprende a sociabilizar y conocen más de cerca a otros niños y niñas más pequeños o mayores.
  • Se descubre que las personas son iguales con independencia de su religión, su raza o su sexo.
  • La timidez a la hora de hablar en público desaparece poco a poco porque los niños y niñas aprenden a dar su opinión y a que a esa opinión sea respetada y tenida en cuenta.
  • Surgen opiniones diferentes y se aprende a escuchar y a hacer una crítica sana y fundamentada.
  • Se aprende de los errores para lograr alcanzar la solución a un problema, tal y como sucede en la vida real.
  • Las clases son mucho más dinámicas y divertidas, y se aprende más porque no es lo mismo un aprendizaje solitario y en silencio frente a un libro, que un aprendizaje en grupo debatiendo y compartiendo.
  • La motivación crece, por lo que las clases resultan interesantes y los alumnos y alumnas querrán ir a clase porque disfrutan.
  • La sociedad, en general, se beneficia también porque se educa a niños y niñas en el respeto, el trabajo en equipo, la comunicación y, por lo tanto, serán personas adultas críticas y de mente más abierta.

No obstante, la persona que dirija la comunidad de aprendizaje debe aprender a hacer las preguntas adecuadas para que los niños y niñas se cuestionen lo que están haciendo y sepan encontrar soluciones para dinamizar al grupo. ¡Y su papel es crucial para el buen desarrollo de la iniciativa!

comunidades de aprendizaje

La transformación de las escuelas en comunidades de aprendizaje

Para transformar las escuelas en comunidades de aprendizaje se deben atravesar varias fases, pero el objetivo es siempre el mismo: una escuela basada en la colaboración, el diálogo y el respeto. ¿Quién no querría una escuela así?

Pero antes de transformar una escuela en una comunidad de aprendizaje se lleva a cabo una preparación mediante la sensibilización hacia el nuevo método. Eso se realiza a través de la formación en los principios de la comunidad de aprendizaje y el análisis de las habilidades que los niños y niñas van a necesitar en la sociedad de la información en la que vivimos.

A continuación se toma la decisión de adoptar la nueva metodología, para lo que es necesario el acuerdo del personal docente, de la dirección del centro, del consejo escolar y de la asociación de padres y madres. ¡Todos y todas deben aunar esfuerzos para trabajar hacia un objetivo común!

Finalmente, empieza la fase de implantación, que trata de hacer realidad un sueño. El sueño de una escuela en la que los niños y niñas no abandonen los estudios, en el que disfruten y se diviertan aprendiendo, en el que tomen las decisiones sobre lo que quieren aprender y en qué momento, y en el que aprendan a respetar a los demás y a trabajar en condiciones de igualdad.

comunidades de aprendizaje

¿Dónde están las comunidades de aprendizaje?

Las comunidades de aprendizaje hoy en día no están solo en los colegios, también están en los institutos, en las universidades e incluso en internet o en las redes sociales como Facebook. Sin embargo, las comunidades que se crean en las redes sociales están más enfocadas a compartir intereses que a aprender en común, por lo que, en estos casos, se suele hablar de comunidades de intereses.

Una comunidad de aprendizaje puede surgir, incluso, en el seno de una empresa, cuando varias personas se unen para centrarse en el aprendizaje de un nuevo software, por ejemplo, de forma que se apoyan y se ayudan en los problemas que aparecen, aprenden unas de otras, trabajan en equipo y comparten soluciones. ¿Lo has experimentado alguna vez?

En general, para que una comunidad de aprendizaje funcione no debería estar compuesta por muchas personas, de esta forma es más fácil que se fomente la participación, que cada persona pueda sentirse libre de opinar y sea escuchada. ¡Esa es una de las claves!

Realmente, las comunidades de aprendizaje se han convertido en una realidad que permite que el aprendizaje y la vida se unan y den lugar a una forma de aprender más cercana a los intereses de cada persona.

Y tú, ¿conocías la existencia de las comunidades de aprendizaje? ¿Te parecen una buena forma de enseñar a los niños y niñas? ¡Cuéntanos qué piensas!

guía gratuita juegos con valores